El poder del color en tus envases

El diseño de packaging es el conjunto de decisiones que se toman para conformar la comunicación visual de un envase y transmitir por medio de él la personalidad de una marca y atraer a los usuarios, además de informar su contenido y demás especificaciones técnicas.

El color es un elemento importante dentro del diseño que responde a muchas funciones, la primera es la practicidad, nos sirve para identificar un producto y su marca, distinguirlo de otros productos y designarle un carácter.

También cumple con una función simbólica.

Los colores están ligados a las emociones humanas y dependiendo del contexto es el significado que se le puede dar a cada uno y aunque la percepción puede variar de persona a persona, estos son algunos ejemplos de los conceptos que podemos asociar a cada uno.

Negro: Muchas marcas utilizan este color para transmitir elegancia o exclusividad.

Blanco: Este color se caracteriza por ser neutro y atemporal. Puede utilizarse para comunicar pureza, simplicidad o higiene.

Gris: El gris es un color pasivo que es utilizado por muchas marcas de productos masculinos. A pesar de que no es un color vivo puede generar contrastes interesantes con otros colores y por si mismo puede relacionarse con elegancia y masculinidad.

Verde: Este color es una mezcla de amarillo y azul, cuando está formado en mayor parte de amarillo tiende a ser más vivo y llamativo, lo que lo vuelve más alegre, si en cambio tiende al azul, representa serenidad, tranquilidad, se vuelve más adulto.

Amarillo: Es de los colores más alegres, transmite mucha energía y positivismo.

Rojo: Es el color que representa la calidez

Post relacionados